Deshabitada Nevera

Desabitada nevera,

medio morrón,

una cebolla deshidratada,

un zucchini arrugado, 

una manteca por la mitad,

un litro de leche vencido,

una ketchup y una mayonesa con una viscosidad envidiable,

tres huérfanos huevos,

una manzana que tiene más de un mes,

una bolsa que no quiero saber a quién oculta

y dos papas negras.

¿Sabías que hay miles de especies de papas?

Y yo solo tengo una.

 

Alguna vez un viejo me dijo

que nada en el  mundo llena a la heladera

y tiene razón,

vive en esa eterna insatisfacción

de capitalizar un vacío,

de hacer chirriar las tripas contraídas

porque el hambre no es suficiente, 

la insuficiencia es el oficio pertinente 

para sobrevivir entretenidamente 

consumado en una búsquedad de una felicidad impalpable.

 

¿Qué puedo hacer con esos ingredientes?

¿Un revoltillo? ¿Aderezar a mi soledad?

¿O la nevera quiere decirme algo?

No sé ¿Un teorema, una idea o la receta sencilla 

para acabar con el hambre?

 

¡Ahí está el gato!

Tiene un fetiche científico

y quiere comprobar la teoría 

de Schrödinger

– no sé cómo se dice –

metiéndose en esa caja fría,

para ver si queda vivo o muerto 

simultáneamente. 

Al menos alguien en esta casa tiene un propósito.

 

Aquí dejo esta perfecta postal,

de una deshabitada nevera,

un gato científico 

y un poeta con hambre…

 

Debería cambiar de profesión 

y meterme en la heladera,

que el gato escriba comprobando la teoría.

 

Se cierra el telón 

 

 

Simón J. Correa T.

@simon13_c 

 

Total Page Visits: 18 - Today Page Visits: 2
Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies