Dama de la Guadaña

Me anidé en el cenit de aquellos ojos                                                                    cuando la tinta puso punto y coma                                                                    cuando desplegó sus alas la paloma;                                                                      la dama de mis frágiles despojos.

Agrietando este corazón tan viejo,                                                                          impregnándolo de un ocre aroma,                                                                          arrasando con mi alma dicótoma;                                                                      cuando realiza su ritual añejo.

Contemplando la marea que trata                                                                        de evadir la arena, y se marcha lejos,                                                                    ausente de un adiós en su posdata.

No existe en el mundo ningún resquejo,                                                            cuando la sombra cae, se desata;                                                                            y es la dama quien mira en el espejo.

              Raquel Gómez

Total Page Visits: 204 - Today Page Visits: 1
Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies