Sin permiso

 

Caía la tarde cuando de pronto y sin permiso te colaste tiernamente hasta lo más profundo de mi vida.

Sin permiso te adueñaste de mi corazón y eres el protagonista de mis sueños más hermosos.

Desde aquélla vez, tu mirada y tu dulce sonrisa, sin permiso me paralizarían por siempre.

Tu llegada me robó el corazón y la razón sin previo aviso, sin permiso, sin esperar, sin anticipo.

Esta noche, te concedo permiso para quedarte para siempre por el resto de mis días.

Total Page Visits: 203 - Today Page Visits: 1
Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies