Te vas en primavera.

Te vas justo cuando las flores renuncian a marchitarse, 

cuando esté lúgubre paisaje se viste de colores vivos,

que engalanan tu paso hacia la ausencia, 

dejando atrás a los que te soñamos, sin estar dormidos. 

Te vas justo cuando mis poemas renuncian a la muerte,

cuando en mi pasaje gris se dibuja una sonrisa 

cuando tus ojos invadieron mi presente,

sacándome de esta triste brisa.

Te vas, y en mí se queda el recuerdo 

de verte caminar majestuosa por las aceras, 

de sentir tu suave perfume 

o de escuchar lo que tu voz dijera.

Pero hoy te vas,

traspasando las fronteras,

y aquí quedará mi alma esperándote.

Lo cierto, es que con vos también se va la primavera.

Total Page Visits: 27 - Today Page Visits: 2
Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies