Sueño de soledad

          

Desde que tus ojos no descansan en el quebranto 

del cierzo rojizo y el mar empedernido,

desnudo de alegrías tengo al corazón vencido

que cavila por tu partida, dueña de mi llanto. 

 

La tristeza, compañera de celda,

golpea fuerte en las noches de otoño 

cuando descubro el jirón del retoño 

que el olvido en mi recuerdo suelda. 

 

Sin tinta va quedando mi pluma 

por palabras que morirán en las vías,

si te sobra un beso, me lo envías,

en este sueño que lentamente se esfuma.

Total Page Visits: 33 - Today Page Visits: 1
Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies