Invitación

Perdidos quedaron mis ojos

cuando los cautivó el hechizo de tu mirada, 

siendo sometidos a los despojos 

del diario amargor que deja tu ausencia inesperada.

 

Siempre el tiempo nos interrumpe, 

como un lastimoso viento lejano, 

que arrastra nubes oscuras 

y se hace tarde, tan temprano. 

 

Sabor a poco queda en mi boca

mal acostumbrada a extrañar tus besos, 

que en la cárcel de mi corazón provocan 

una revolución de entre los presos.

 

No tengo más para ofrecerte que versos de bolsillo, 

una invitación para coleccionar atardeceres

y un alma sin sencillo,

que quiere que seas reina en el Castillo,

si es que así igual lo sintieres,

y si es que a mí no me falta un tornillo,

reina de los poemas que aún no he escrito.

 

Si aceptas mi invitación

comprenderás que te necesito

y aunque muerdo mi lengua para no decirte que te quiero y extraño, 

hoy me invade el coraje y lo admito, 

y aunque soy bastante huraño

en tus brazos encontré consuelo, poesía y sanación.

 

No pido que me des tu pasión

pero al probarla resucito,

si quieres irte, te acompaño,

y sino, al olvido me limito.

Total Page Visits: 32 - Today Page Visits: 1
Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies