El viaje

Si afuera 

en las calles

no hubiera hombres, niños, mujeres

si no hubiera nada más de la lluvia

que lava las calles sin permiso, sin normas, sin quejas o cantos propiciatorios

si esos ajenjos ajenos a depredadores pacieran tranquilos e indolentes bajo su piel elefante arrullando la lentitud de las cosas…

Alguien bajaría de improviso la escalera

abandonaría la comunidad

irrumpiría la tranquilidad del paseo

agitaría las ventanas invidentes de los prisioneros

cruzaría los pensamientos de los Otros como un pesado fantasma

haría susurrar las estridentes alarmas

y debería taparse los oídos ante la cordura de las sirenas

para poder encallar sus pasos en Libertad

Y no se detendría aquí

Continuaría caminando siempre, perpetuamente móvil

Zigzagueando las calles desiertas, destejiendo en curva las rectas avenidas

sólo entre multitud de envidiosos edificios anquilosados, huido, sobre un decorado binario

hasta encontrarse cara a cara con el peligro, sin miedo, tan solo consigo mismo, como nunca antes, sin imagen, sin conciencia, sin reflexión que verter ante Nadie

Dispuesto a vivir, sin reconocerse

Total Page Visits: 565 - Today Page Visits: 1

4 comentarios

  1. ¡Hola! Qué hermosura acabo de leer. ¡Muchísimas felicidades! 🙂

    1. Gracias. Me alegro de que haya gustado. Tendremos que publicar alguno más en esta web tan hospitalaria 🙂

  2. ¡Un fantástico poema! Muchas gracias por compartirlo con nosotros. Esperamos volver a leerte pronto.
    Un saludo,
    EsPoesía

    1. Gracias a vosotros. Claro que sí 🙂 Hasta pronto.

Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies