Tres por trescientos.

Tres lágrimas repetidas, por pasar tres veces por el mismo lugar.

Tres momentos de silencio, por tres momentos en que no se supo contestar.

Tres puntos de sutura en un alma destartalada.

Trescientos años de condena por ser ángel y no conocer las leyes del cielo.

Tres repeticiones de un mismo principio.

Tres errores consecutivos en tres estructuras temporales repetidas hasta la saciedad.

Todavía tres balas en el bolsillo, ninguna para disparar.

Tres puntos cardinales y otro que ya no corresponde a ningún sitio.

Tres señales de dirección pero ningún camino.

Trescientas maneras de perderse para un ángel caído.

Tres veces tres gritos a cambio de tres susurros en el oído.

Tres formas de no ganar pagadas con tres sonrisas.

Tres deseos. Uno, dos, tres…

¿Tres verdades o tres mentiras?

Trescientas plumas perdidas por un ángel que intenta recordar cómo volar.

Tres cielos abiertos.

Tres números malditos y malditos los tres.

Tres nombres no concedidos por tres absoluciones denegadas.

Tres cosas que aún no se han dicho.

Trescientos castigos para los ángeles fuera de su hogar.

Tres infiernos donde arder y ningún pecado cometido.

(21/05/2009).

Total Page Visits: 13 - Today Page Visits: 1
Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies