Zona de desastre

Todo era caos y confusión en esta zona de desastre, hasta que inesperadamente apareciste.

Mi roto corazón estaba en las profundidades de la zona de desastre, pero tú lo rescataste y uno a uno uniste los pedazos.

En la zona de desastre, el sol volvió a brillar cuando intercambiamos sonrisas y nuestras miradas se fundieron.

De tu mano y sin dudar, la zona de desastre quedó atrás para perderme al fin en la inmensidad de tus brazos.

Ya no hay más zona de desastre porque desde hace varios amaneceres, llegaste para traer paz.

 

Total Page Visits: 27 - Today Page Visits: 2
Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies