Un día de pronto

Las calles tuvieron un nuevo andar, un día de pronto, cuando en aquel atardecer tropecé con tu insomne mirada.

Un día de pronto, las letras de tu nombre se convirtieron en el más bello de lo poemas en voz de quién lo pronuncia.

No imaginaba toparme contigo, mas un día de pronto, nuestras almas se fundieron en una sola con la luna de testigo. 

Tu mano y la mía se entrelazaron un día de pronto para no soltarse jamás, desde entonces, juntos recorremos el mundo entero.

Un día de pronto, el calendario detuvo su marcha cuando uno a uno escuché cada latido de tu inmaculado corazón. 

Total Page Visits: 21 - Today Page Visits: 1
Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies