Con las alas rotas

Al caer la tarde, encontraste mi corazón con las alas rotas a mitad del andén en el que nos encontramos por primera vez.

De un momento a otro, el silencio se rompió cuando súbitamente rompiste en llanto, pues tú también tenías las alas rotas.

Me confesaste que te sentías incomprendido, que alguien cortó las alas de tu alma y no encontrabas la forma de sanarla.

Sostuve con fuerza tu mano, mientras te juré que tus alas jamás volverían a estar rotas si dejabas que entrara a tu vida.

Sin dudar accediste, juntos e inseparables estaremos a perpetuidad para abrir nuestras alas y echar a volar.

Total Page Visits: 33 - Today Page Visits: 1
Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies