Bajo tus alas

Día tras día caminaba sin rumbo fijo, con las ilusiones rotas y los sueños olvidados en alguna esquina.

Llegó el atardecer, cerré los ojos y al despertar, descubrí que la adversidad se había marchado y la paz regresó después de un largo exilio.

Bajo tus alas no hay nada que temer, no hay dudas, los sueños se hacen realidad, todo es perfecto, nada es gris.

Juntos y de la mano, contemplamos el brillo de las estrellas, nuestros sueños se vuelven uno, bajo tus alas.

El cobijo de tus alas, es el puerto seguro al que puedo llegar sin pensar, sin condiciones, sin avisar.

 

 

Total Page Visits: 25 - Today Page Visits: 1
Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies