A la sombra del árbol

Aquél día, a la sombra del árbol, nuestros labios se sellaron y nuestras almas se fusionaron por primera vez.

Justo a la sombra del árbol nos volvimos a encontrar para juntos soñar, el horizonte contemplar y abrazarnos sin cesar.

No hace falta pronunciar palabra alguna a la sombra del árbol, pues nuestras miradas lo dicen todo.

Atónita y en silencio, la sombra del árbol atestiguó cuando ambos confesamos lo que por tanto tiempo callamos.

Te esperaré por siempre, incondicional y puntual, debajo de la sombra de nuestro árbol.

 

 

 

Total Page Visits: 8 - Today Page Visits: 8
Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies