19:15

El reloj del andén avanzaba a pasos acelerados, ni un alma rondaba el lugar, todo parecía desolado.

La tarde del decimonoveno día de un mes entre agosto y octubre poco a poco se alejaba, mas sucedería lo que ni en sueños imaginaba.

Aquella vez, a las 19:15, tu insomne mirada atrapó mi caótica alma que por ti ansiosa esperaba.

A las 19:15, el mundo detuvo su desesperada marcha para ser testigo de la fusión de nuestros labios.

La vida no ha vuelto a ser la misma desde que nos encontramos por casualidad a las 19:15 casi en el umbral del otoño.

Total Page Visits: 32 - Today Page Visits: 1
Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies