Llanto y Oración

Y en las noches al cerrar mis ojos lloro, y por la mañana al abrirlos también lloro, y en mi frustración, cito mi oración.

Y al ducharme lloro, y al cambiarme también, veo mi rostro y que decepción, y en mi frustración, cito mi oración.

Escucho una canción lloro, estando en silencio también lloro.

Me he convertido en Maria Magdalena, me miro al espejo y veo mi melena, se ve tan opaca, me da tanta pena.

Hablando de penas recuerdo las mías y empiezo a llorar, ya siento las aguas de mi propio mar, y en mi frustración, cito mi oración.

Y en vez de cansarme de tanto llorar, se ha convertido esto en mi nuevo hogar, donde solo salgo a aquel viejo bar, me tomo un tequila y empiezo a llorar.

Y así pasan los días de orar a llorar y recuerdo mi vida con melancolía, donde nada en mi ser padecia o dolia.

Y luego recuerdo que me hace llorar, y apareces tu y empiezo a recobrar, la memoria perdida bajo aquel umbral, que le dice a mi mente que hoy ya no estas.

Y si tu ya no estas porque sigo llorando, si se ha ido tu voz, tu manera y tu encanto y al fondo una voz, me grita, es mi llanto, diciendome -tu vete has sufrido ya tanto-

Y sigo llorando hoy nada ha cambiado, yo sigo aqui triste y no estas a mi lado, pero no se pierde, en mi la esperanza de que un dia tu y yo el mundo crucemos en balza.

Total Page Visits: 178 - Today Page Visits: 1
Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies