Qué bonito que me entierren al lado del mar

¡Qué bonito que me entierren al lado del mar!

Por donde espuman las olas

para dejar de vivir,

para empezar a morir.

Porque la vida solo una, deje a mi corazón latir

antes del final,

a la muerte recibir.

Rememorar lo que fuí un día, entre el alta montaña,

tierra elevada

y la costa mojada,

la arena dorada que cubra mi tumba.

¿Qué no piense en ti?

Si es pensar en mí mismo sumando destinos

de otros actores

de disparejo fin.

Huir del pasado, de las flechas del tiempo,

la lucha del credo

que angosto sufrí.

No queda entero un recuerdo, pero sí mezclas

de amarguras;

preguntan algunas

de mi corazón, alojado en mi pecho,

si pueda ser ruín. 

Yo les contestó:

A nadie jamás conocí que en vida no viva

experimento de yerro;

lo bueno, lo malo,

fracaso y simple ganancia o victoria feliz

Total Page Visits: 61 - Today Page Visits: 1
Deja una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies